ALEXIS LA PICÓ

Por Gustavo Huerta*

Nadie pudo imaginar que le pegaría a la pelota de esa manera, menos definiendo una final. A nadie se le pasó por la cabeza que un chileno tendría el atrevimiento de ganarle así a Argentina.

Alexis recibió con sus manos la pelota que le pasó el árbitro colombiano, Wilmar Roldán. Alexis la besó. Alexis puso el balón en el círculo pintado. Alexis lo retiró. Alexis sacó un pedazo de pasto del terreno y volvió a poner el balón en el centro para tirar el cuarto penal de la serie.

Fue el 4 de julio de 2015, en el Estadio Nacional lleno con 45.651 personas. Empate a cero con alargue incluido entre Chile y Argentina. Los penales, que de suerte nada tienen, comenzaron con gol de Matías, que después imitó Arturo y emuló Charles. Messi anotó el único gol para los argentinos, Higuaín mandó la pelota a la pantalla gigante detrás del arco sur y Banega no pudo derrotar al capitán Bravo.

En el centro de la cancha, cargados hacia el po­niente, estaban los nueve jugadores chilenos. Díaz, Isla, Beausejour, Henríquez, Silva, Medel, Aránguiz, Fernández y Vidal, en ese orden, todos abrazados esperando el penal de Alexis.

En el centro, hacia el oriente, estaban los argenti­nos, en un fila, sin abrazarse, y con Messi, Higuaín y Banega separados del resto, con rostros de resignación. Si Alexis anotaba, perdían la Copa.

Alexis, con la mirada fija en la pelota y nunca dándole la espalda al arco, dio uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis y siete pasos hacia atrás. Recién ahí, y sólo por un segundo, levantó su cabeza y miró al arquero Romero, para luego seguir con otros tres pasos hacia atrás.

Alexis se detiene. Alexis suspira. Alexis escucha el silbato del árbitro. Alexis avanza corriendo cinco pasos. Alexis decide “picarle” la pelota al arquero y le pega tan suave que da un bote antes de traspasar la línea de gol. Alexis cele­bra. Alexis corre hacia el banderín del córner sur oriente. Alexis se saca la camiseta. Alexis es abrazado por el resto de sus compañeros… ¡Alexis campeón de América!

Jugada imborrable que viví justo detrás de ese arco donde Alexis tuvo el descaro de ganar así una Copa que Chile jamás había levantado.

 

*Periodista, autor de “Jadue, historia de una farsa”.

By | 2017-04-06T08:59:47+00:00 Abril 5th, 2017|Nueva Edición|0 Comments

Leave A Comment