CHRISTIANE ENDLER, FUTBOLISTA PROFESIONAL

Por Cristóbal Correa*

Christiane Endler jugó en Unión La Calera, Everton de Viña del Mar, Colo Colo y Chelsea de Inglaterra. Hoy es la arquera titular del Valencia de España y está feliz. Se le nota cuando conversamos hace unos días. Para llegar a ella hubo que tratar primero con Edgar Merino, su manager, el que comparte con otras futbolistas chilenas, argentinas y paraguayas y hasta con la mismísima Carolina “Crespita” Rodríguez. Y es que la industria de las figuras deportivas femeninas es una actividad pujante que comienza ya a mover millones de dólares.

Pero Christiane recién comienza el camino del verdadero profesionalismo, el de las entrevistas y los partidos televisados. La fama le es ajena y no se siente del todo cómoda en esta entrevista. Quizás porque el “ser conocida” no le llegó tan temprano como para otros futbolistas. “Tiane” no se decidió por el fútbol hasta que conoció a Marco Cornez un poco antes de cumplir 18 años. Fue el mítico arquero-goleador que integró el plantel campeón Palestino en 1978 (capitaneado por Elías Figueroa) y de la Universidad Católica campeona de 1984 y 1987, quien le mostró el arco y la hermosa profesión de portero. Tiane se enamoró del fútbol y atrás quedaron otros deportes. Quizás el equipo olímpico de Chile perdió una atleta, pero el fútbol chileno ganó una arquera (probablemente la más talentosa de su historia).

***

¿Cómo es tu vida en Valencia? ¿Qué tan diferente es jugar allá respecto de tu experiencia en Colo Colo?

Estoy feliz acá. Hay buen clima y la gente es amable. El fútbol es muy diferente comparado con lo que me tocó vivir en Colo Colo y el Chelsea (donde estuve hasta el 2014 cuando me lesioné y volví a Santiago). Con Inglaterra la mayor diferencia es el trato de la gente. Con España, en tanto, somos culturas más parecidas y es más fácil el trato con las compañeras y el cuerpo técnico. Acá, además, la liga es muy competitiva. Hasta ahora ha sido súper exigente y eso es muy bueno, es la gran diferencia con Chile donde hay dos o tres partidos buenos por campeonato, y en el resto se nota mucho la diferencia.

Pensando en tus inicios, ¿cuál fue el rol de Marco Cornez en haber elegido el arco?

Marco Cornez juega un papel fundamental en mi carrera, sobre todo en el hecho de que yo sea arquera. Fue él quien me dijo que tenía condiciones y me mostró cómo jugar en esta posición. Con él empecé, me enseñó muchas cosas de la base del juego, le debo mucho; es una persona increíble, lo pasábamos muy bien entrenando.

¿Qué opinas de quienes dicen que este es un deporte para hombres?

Me parece que hay cada vez menos personas que piensan así. Ahora, el fútbol masculino y el femenino no son lo mismo, hay características y cualidades diferentes, pero es igual de interesante; y los que siguen pensando como antes, tienen una mente retrógrada, pero no solo respecto de cómo pensar el fútbol, sino que de la vida en general, una mentalidad machista.

¿Por qué crees que la prensa no cubre el fútbol femenino en Chile?

Creo que eso ocurre porque la misma entidad que lo organiza no le da la importancia necesaria, no se hacen cosas para promoverlo. Yo sé que hay mucha gente que le interesa, y quizás si se transmitiera un par de partidos, la gente lo vería. Acá de parte de la liga española se le hace mucha promoción: se transmiten dos a tres partidos, se repiten durante la semana. Hay que darle más marketing, tal vez, asociarlo al fútbol masculino: hacer encuentros preliminares, vender las camisetas, etcétera.

Hay quienes dicen que no les interesa porque entre las mujeres que juegan al fútbol no hay femineidad. No porque practiques un deporte que se asociaba antiguamente a los hombres uno va a tener que ser masculina. Yo no me siento poco femenina, al contrario. Creo que hay un concepto erróneo, en general con las deportistas, y no solo en el fútbol.

La orientación sexual en el futbol masculino es un tema tabú que pareciera no serlo en el fútbol femenino. Grandes jugadoras como la capitana de Inglaterra, Casey Stoney, y Abby Wambach, mítica delantera de Estados Unidos, han declarado públicamente ser gays. ¿Te ha tocado compartir con compañeras gays en algún plantel?

Para mí no hay ninguna diferencia entre quienes son gay y quienes no lo son. Esto se da también en el fútbol masculino, en las oficinas, en todas partes.

¿Cómo piensas promover que más mujeres en Chile jueguen al fútbol y puedan salir a jugar al extranjero?

Una de las formas es mostrar que sí se puede hacer; abrir puertas, generar contactos, invitar a managers e interesados. Por otro lado, ver que otras compañeras puedan irse al extranjero es la mayor motivación para cumplir este sueño. Mostrar que si uno se lo propone, se puede.

Después del mundial femenino sub-20 de 2008, ¿pensaron que vendría algo que nunca llegó?

Creo que con Harold Mayne Nicholls se hizo un gran trabajo de entrenamiento, apoyo y masificación, pero eso terminó con la llegada de Sergio Jadue. Con este presidente, el fútbol femenino dejó de tener importancia para la ANFP y, realmente, pasó a segundo plano. Si hubiese sido por Jadue, incluso se habría eliminado la rama, pero contar con una Federación de fútbol femenino es un requisito de FIFA. Y de hecho, la FIFA entregó recursos pero estos nunca se utilizaron para el fútbol femenino y se desviaron para el fútbol joven. Nosotros después del mundial estuvimos dos años sin jugar. Hubo varias opciones, nos invitaron a varios torneos con todo pagado y la ANFP no aceptó porque había que gastar en canchas, luz y agua. Es lamentable lo que pasó, sufrimos una época de robo y corrupción en la ANFP.

Hablemos de igualdad de sueldos entre hombres y mujeres. En Estados Unidos las jugadoras de la selección han reclamado fuertemente por el tema en la selección ¿Qué opinas?

En Estados Unidos yo puedo entender que las mujeres pidan igualdad de sueldos porque ellas producen, incluso, más que los hombres: generan más afición, venden más camisetas, hay más auspiciadores, es realmente impresionante lo masivo que es allá. Si tú produces más, tienes que ganar más, pero en el resto del mundo aún no se llega a ese punto.

 

*Director de Revista De Cabeza y panelista de Radio Sonar.

By | 2017-04-06T08:54:23+00:00 Enero 11th, 2017|Edición Anterior|0 Comments

Leave A Comment