LAS ATAJADAS DE ROBERTO ROJAS EN 1987

Por Daniel Campusano

Lo bello y lo absurdo: el arco del gorila.  Hay algo medio absurdo ―o quizás lúdico― en la anatomía de Roberto Rojas. Si tuviera que ser un dibujo animado, si tuviera que caracterizarse hiperbólicamente e hipnotizar a un televidente preescolar, su proyección gráfica no distaría de la realidad. A primera vista es un gorila atento: tiene los brazos largos, colgando hasta las rodilla, se para, rebota en el lugar como esperando jugar, matar o pegar un cachetazo. En el partido de Chile ante Brasil, el Cóndor bloquea misiles a quemarropa y, nuevamente, se repite en televisión esa postal estética, escalofriante, pero también un tanto inverosímil: alguien le dio a ese mamífero más longitud de lo natural, o, por qué no pensarlo, quizás hizo un pacto con el diablo y ―a cambio de su derrumbe futuro― recibió una capacidad de reflejo sobrenatural (el narrador Pedro Carcuro, incluso, se mete dentro de la consciencia del delantero brasuca y se pregunta en voz alta “¿de dónde salió este arquero?”). Y ya aburrido de volar, minutos después, el Cóndor sale fuera del área, corre a meterse entre el León Astengo y el Ligua Puebla, intercepta el ataque de un delantero brasuca y, veinte años antes del debut de Manuel Neur en el Schalke 04, sale jugando rápido, elegante y, sobre todo, efectivo. Porque Rojas no es sólo espectáculo circense, que eso quede claro: es también un ejecutivo implacable. Tan funcional que, en el segundo tiempo, saca un tiro largo que recién bota en la cancha contraria y, después de un bote endemoniado ―endemoniado como su mismo genio―, habilita a Juan Carlos Letelier que define con un globito exacto. ¿Se puede pedir más? Claro. Minutos después Rojas estira los dedos para sacar un cabezazo de Careca y, luego de mandar a las nubes la insistencia, un joven llamado Romario no da crédito a lo que está presenciando. ¿El resultado? Chile gana 4 a 0. Pero quizás alguien puede reclamar que el del arco chileno no era definitivamente un ser humano.

By | 2017-05-11T08:57:56+00:00 Mayo 11th, 2017|Nueva Edición|2 Comments

2 Comments

  1. claudio Mayo 12, 2017 at 13:52 - Reply

    Jornada extraordinaria de Rojas esa noche en Córdoba, inolvidable!

  2. Gabriel Mayo 23, 2017 at 22:39 - Reply

    Recuerdo haber visto solo ese partido, y no creer lo que veía…

Leave A Comment